Antonio Álvarez Rosales. "Niño del Sombrero"

 

A continuación Biografía de Antonio, texto recogido del pequeño índice (de los cds) de la colección HISTORIA DEL FLAMENCO. Que contiene actualmente 6 libros y 50 cds.

 

Antonio Álvarez Rosales. Málaga. 09.12.1947.

También conocido por el Canijo y en su niñez, por El Niño del Sombrero. Se inicó en su infancia en las fiestas de las gitanerías del Perchel y El Molinillo, su barrio, siguiendo los cantes de Porrina de Badajoz. En su padre y en el de su hermano Pepe, ya fallecidos ambos, y en el Galleta, Ángel de Álora y Antonio de Ceuta, en contró una fuente donde alimnetar su vocación al fandango recio. Gran amigo de Camarón, existió entre ellos una admiración mutua, como se manifiesta en el CD1 con los tarantos (letra popular) "Que arañaba con las uñas" en 1.987, con la guitarra de Pedro Escalona, aunque tambián sigue a Chocolate en este acnte. El Álvarez es en la actualidad uno de los cantaores más emotivos por fandangos, alcanzando verdaderas recreaciones de los estilos de Joaquín el Canastero y el Palanca, y es también un fiel seguidor de la grandeza de Antonio de la Calzá (Antonio Tovar Ríos. Sevilla 1.913-1.981), como se demuestra en los fandangos del CD5 "Siempre le queda un recuerdo", con la guitarra de Niño Chaparo. Su personalidad anárquica y vitalista le hace imprimir a todo lo que canta una profundidad y autenticidad poco corrientes, como se puede apreciar en las seguiriyas y otros cantes. Ambas grabaciones la trecogueron Ángel Luis Cañete y Luis El Salao, respectivamnete.

 

19 Junio 1.993. Organizada por la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, se celebró en el Campo Municipal de Deportes, la XX Torre del Cante, Festi­val patrocinado por el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre.

El cartel estaba compuesto por:

Al cante:

Fosforito
Aurora Vargas
José el de la Tomasa
Carmen Linares
El Polaco
Antonio Álvarez
Andrés Lozano

Al cante:

Manuel Silveira
Manolo Franco

Al baile:

Grupo de Flamenco “El Tronío” con la familia Plantón y Ana Rodríguez
Grupo Municipal de Baile del Excmo. Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre

18 Junio 1.994. Definitivamente, la Peña Flamenca Torre del Cante de Alhaurín de la Torre, el colectivo de vecinos pro festival flamenco y la Concejalía de Fiestas de Alhaurín de la Torre, consiguieron llegar a un acuerdo satisfactorio para celebrar la XXI edición del festival de cante flamenco Torre del Cante, después que se hubiera anunciado por parte del Ayuntamiento la no celebración de dicho festival debido a las pérdidas habidas en años anteriores.

El acuerdo se consiguió tras la propuesta de los socios de la Peña Flamenca de colaborar activamente en los preparativos del mismo, de forma desinteresada, ha­ciéndose cargo del escenario, sillas, portería, distribución de publicidad, con lo que el presupuesto se vio reducido. En el acuerdo se decidió que el festival se siguiera celebrando en el campo de fútbol municipal, y no en los patios de la Peña Flamenca, como se había sugerido para limitar gastos y reducir el aforo.

Con este acuerdo, la Peña Flamenca y los aficionados del pueblo, el pueblo en general, quedaron muy satisfechos porque se consiguió salvar el festival, que entraba en su tercera década, con un cartel compuesto por:

Al cante:

Fosforito
El Lebrijano
El Cabrero
Calixto Sánchez
Juanito Villar
Rafael Rocha
Antonio Álvarez
Juan Delgado

Al toque:

Paco Cepero
Paco del Gastor

Al baile:

Inmaculada Aguilar
Grupo Municipal de Baile del Excmo. Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre

 

Pepe de Campillos, Antonio Álvarez y Ángel de Álora, en la Peña Juan Breva.

Foto cedida por Pepe de Campillos.

 

"El flamenco es un lamento”
Álvarez - Cantaor.

Entrevista. Documental "Zarvahe" de Pepe Zapata "Papi".

Me dedicaba a escuchar a mucha gente, a todos los que venían a Málaga: al de la Calzá, al Palanca, a Aznalcollar, al Sevillano… me entretuve en escuchar a todos los mejores, menos dos o tres que se murieron, pobrecitos, que no los pude ver.
Antes era flamenco, hoy no hay flamenco. Antes era Flamenco, hombres flamencos, hoy son los que se lo quieren llevar por la cara.
Antes ibas tú a un bar, y empezabas a cantar, y uno ponía seis pesetas, otro ponía dos reales, otro tres gordas, botellas de vino, que es lo había, y todo el mundo a cantar. Flamenco por todos lados; en la Casa de las Monjas, en la Trinidad, en el Perchel… Flamencura por todos lados. Eso ya se ha perdido.
Yo he escuchado muy buena gente, a muy buenos aficionados: al Galleta, al de Álora, a los hermanos Tiriri, muy buena gente, hombre… He escuchado a Antonio el Chaqueta… muy buenos cantaores. Ese era el rincón flamenco que había en Málaga; nos íbamos a Ca’ Parruro y a la Casa Las Monjas, porque había un gitano que se juntaba mucho con el Piyayo, que era el Chirle, que hacía los cantes de él.
A la Repompa sí la he visto yo… he visto a muy buenos aficionados. A la Pirula no; he visto a su hija, a la Cañeta, que todavía está ahí cantando.
He escuchado a muy pocos cantaores que canten bien: Caracol, Chaqueta, Tomás… seis o siete… el Terremoto, en lo suyo. Con esos son con los que yo me quedo.

Camarón, a mí me lo presentaron en el Polideportivo de Carranque en el 78. Me escuchó, lo escuché, hicimos buenas migas… hasta que el pobrecito murió, qué vamos a hacer. Camarón es un hombre que lo ha hecho todo muy bien, a la perfección; pero a mí me gustaba mucho José cantando por tangos y por tarantos. Ha sido un cantaor muy completito, diciéndole a la gente lo que hay que hacer… porque yo digo, bueno, este que vino pa’ genio y que ya era un genio, si le llega a dar por decir tonterías, se hincha a ganar billetes. Pero ahí es a donde yo voy, porque flamencos hay muy poquitos… Caracol era Caracol, Terremoto era Terremoto. Y el Chaqueta, que la juventud de hoy no le conoce.
El flamenco es un lamento. Yo escuché un día en mi casa, en televisión, a un moro quejándose, y dije, “De ahí tiene que venir eso”. Porque eso son quejíos que yo no entiendo, pero son quejíos flamencos.

Para mas informacion www.flamenka.com